NEWS & EVENTS

Print
RSS

¡Feliz Navidad de los Rams! Ganan el campeonato divisional y se acaba la sequía

Posted Dec 24, 2017

Otro partido inolvidable de Todd Gurley marca la diferencia para vencer a Tennessee y el equipo de Sean McVay recibirá al menos un juego de playoffs en Los Ángeles

Hace un año los Rams ni siquiera habían empezado a buscar nuevo entrenador en jefe tras el despido adelantado de Jeff Fisher y la franquicia angelina encaraba un futuro lleno de oscuros nubarrones.

El domingo en el vestidor de los Rams, tras una merecida y memorable victoria sobre los Titans de Tennessee en la ciudad de Nashville, Sean McVay reunió a todos sus jugadores y entrenadores.

“Les voy a decir una cosa: cuando terminas tu temporada con récord de 7-1 como equipo visitante y ganas tu división sólo hay algo que puedes decir: “¡Uuuuuuuuuuu!”, expresó con euforia el coach novato de 31 años de edad, mientras el vestidor se convertía en una fiesta con bullicio, brincos de alegría y abrazos.

Es una feliz Navidad para los Rams, flamantes campeones de la División Oeste de la Conferencia Nacional gracias a su triunfo de 27-23.

Con un récord de 11-4 en la temporada, Los Ángeles ha asegurado el derecho de tener al menos un partido de playoffs en el Memorial Coliseum, lo cual era casi impensable al final de 2016.

Como responsable del equipo en el terreno de juego, McVay es el hombre que hoy recibe el aplauso generalizado. Bajo su liderazgo, caracterizado por una contagiosa habilidad para comunicarse, ha logrado sacar lo mejor de sus talentosos jugadores.

“Ha sido impresionante”, elogió a su entrenador el quarterback Jared Goff, quien lanzó cuatro pases de touchdown el domingo en el Nissan Stadium. “Y no ha cambiado nada: se conduce de la misma manera todos los días. Él ha tenido un efecto en los jugadores y seguro lo ha tenido en mí”.

Agregó Todd Gurley: “Él vino y nos dio una gran chispa de energía”.

McVay trajo la chispa y Gurley se encargó de los caballos de fuerza. El corredor de 23 años de edad volvió a robarse los reflectores en la semana 16. Luego de haber anotado cuatro touchdowns en la paliza a Seattle, el hombre del jersey No. 30 tuvo una tarde inolvidable al correr para 118 yardas y recibir pases para otras 158, con dos anotaciones.

Que un jugador rebase las 100 yardas en dos distintas facetas de un mismo partido es algo que rara vez ocurre en la NFL. Pero además Gurley lo ha hecho en el mes decisivo de la temporada.

Candidato serio a MVP

Con el juego 10-6 a favor de los Titans en el segundo cuarto luego de que el linebacker Wesley Woodyard recuperó un fumble de Goff y lo devolvió cuatro yardas para touchdown, Gurley completó un pase pantalla de gran ejecución y se escapó 80 yardas por el centro del campo para anotar y devolverle la ventaja a Los Ángeles (13-10).

Gurley, que presumió ahí su gran velocidad aprovechando que el centro John Sullivan había bloqueado a dos defensores, empezó a celebrar la electrizante jugada levantando su dedo índice desde antes de cruzar la línea de gol mientras miraba la pantalla gigante localizada encima de esa cabecera.

“Es un jugador especial. Creo que está jugando a su mejor nivel en el momento más importante”, dijo McVay sobre su corredor estrella, quien definitivamente se ha metido en la pelea con Tom Brady (Patriots), Le’Veon Bell (Steelers) y Russell Wilson (Seahawks) por el premio de Jugador Más Valioso de la NFL en 2017.

Gurley se fue a dormir el domingo como líder corredor de la liga con 1,305 yardas y de touchdowns anotados con 19 (siete más que el segundo lugar). Lo más impresionante es que sumando las 788 yardas que tiene por recepción ya es dueño de 2,093 en la campaña.

Los Rams no pueden más que sonreír por el momento que vive Gurley, quien entre los pasados dos partidos acumuló 456 yardas combinadas y seis touchdowns. Estas son palabras mayores.

Gurley también fue quien puso los primeros puntos en el juego contra Tennessee al atrapar un pase de 3 yardas en los primeros minutos. La mesa la había preparado el linebacker Cory Littleton al interceptar el primer envío lanzado por Marcus Mariota. Littleton inició en lugar del lesionado Mark Barron y no tardó nada en mostrarse.

Extrañan a Zuerlein

Pero el triunfo de los Rams no fue sencillo contra unos Titans (8-7) que aún pelean por meterse a los playoffs en la Conferencia Americana, sobre todo porque al medio tiempo el marcador estaba empatado, en gran parte debido a la ausencia de Greg Zuerlein, el pateador estrella que a media semana fue operado de la espalda.

Sam Ficken, en su debut en la NFL, falló el punto extra en el primer touchdown de Gurley y luego desperdició una serie ofensiva de 15 jugadas al estrellar en el poste un intento de gol de campo de 36 yardas en el segundo cuarto.

La ausencia de Zuerlein, que marchaba como  mejor anotador de toda la liga, es un asunto preocupante. Por lo pronto, McVay parece tener la intención de darle otra oportunidad a Ficken, quien acertó sus siguientes tres patadas, todas en puntos extra.

“Obviamente no fue un gran inicio”, comentó el entrenador sobre Ficken, quien fue escogido entre 12 pateadores que fueron probados por el equipo. “Pero para su crédito, encontró la manera de responder y acertar en el resto de las oportunidades que tuvo; pateó los kickoffs muy bien. Vamos a seguir evaluando”.

Una acrobacia para la victoria

Los Rams se fueron arriba en el tercer periodo 20-13 con un pase rápido de 3 yardas de Goff a Sammy Watkins, una jugada que se ha vuelto garantía de puntos. Sin embargo, los Titans empataron con corrida de 6 yardas de DeMarco Murray.

Empezando el cuarto periodo, Ryan Succop adelantó a los locales (23-20) con gol de campo de 27 yardas. El juego estaba para cualquiera. Los Rams iban a tener que venir de atrás para amarrar su boleto a los playoffs, algo que la franquicia no había conseguido desde 2004 (el último título divisional fue en 2003).

En la siguiente serie, una interferencia de pase cometida sobre Cooper Kupp valió para 31 yardas y poco después en tercera oportunidad desde la 14 de los Titans, Goff (22 de 38 para 301 yardas) buscó de nuevo a Kupp con un pase volado por la esquina derecha. El receptor novato descolgó el balón y de manera acrobática logró poner las dos piernas en el suelo para el touchdown ganador (27-23) faltando 11:51 minutos.

Tennessee tuvo tres posesiones más en el juego, pero lo más lejos que llegó fue la yarda 43 de territorio carnero. La defensiva angelina se creció para asegurar el triunfo.

¿Atlanta o Seattle en el horizonte?

Los Rams terminarán la temporada empatados como el mejor equipo de la liga jugando como visitante con siete triunfos, aunque en realidad fueron ocho porque uno de sus partidos de locales se realizó en Londres.

“Eso habla mucho de nuestro equipo, creo que fuimos el equipo de toda la liga que más viajó en cuanto a distancia. Este realmente es un buen paso en la dirección correcta”, apuntó McVay, posible favorito para Entrenador del Año. “Yo sólo estoy feliz por estos jugadores y entrenadores, por el mero hecho de compartir esta sensación con ellos al cumplir con uno de nuestros objetivos de principios de la temporada”.

Los Rams cerrarán la temporada regular recibiendo el domingo en el Memorial Coliseum a los 49ers de San Francisco (5-10), que han ganado cuatro juegos seguidos con Jimmy Garoppolo como su mariscal de campo.

Un triunfo le aseguraría a Los Ángeles la tercera siembra de la NFC debajo de Filadelfia (12-2 sin contar su juego del lunes) y Minnesota (12-3). También le permitiría eludir en los playoffs al mejor comodín, que será Carolina o Nueva Orleáns (ambos con 11-4). En dicho escenario, el rival de los Rams sería Atlanta o Seattle (ambos con 9-6).

Eso vendrá más adelante. Hoy es tiempo para celebrar las fiestas. Los Rams tienen un motivo extra para hacerlo.