NEWS & EVENTS

Print
RSS

Eagles ganan un partidazo en L.A., pero pierden a su mejor hombre

Posted Dec 11, 2017

Dos exjugadores de los Rams ayudan a Filadelfia a sobrevivir en el Memorial Coliseum: 43-35

Los Rams perdieron uno de los mejores partidos de 2017 y fue sin duda una derrota dolorosa. Pero seguramente no más dolorosa de lo que fue la victoria para los Eagles de Filadelfia, por más absurdo que esto parezca.

Chris Long, una exestrella defensiva de los Rams, provocó un crucial balón suelto a la mitad del cuarto periodo que sirvió para que Filadelfia tomara la ventaja definitiva en camino a un triunfo de 43-35 que les dio a los Eagles el título de la División Este de la Conferencia Nacional.

Sin embargo, el sabor de boca fue más agrio que dulce para ellos debido a una lesión de rodilla que posiblemente haya dejado fuera el resto de la temporada al estelar quarterback Carson Wentz.

La batalla de las dos mejores ofensivas de la NFL fue el platillo principal de la semana 14 y no defraudó. Filadelfia mostró por qué es considerado el mejor equipo de la NFC y Los Ángeles comprobó que puede jugarle de tú a tú a lo mejor de la campaña.

Realmente, fue una jugada la que marcó la diferencia el domingo en un ambiente de playoffs adelantados en el Memorial Coliseum.

Lanzar, una mala idea

Ganando por un punto (35-34) y 8:26 minutos restantes, los Rams decidieron lanzar el balón en primera oportunidad desde su yarda 35. Mientras el quarterback Jared Goff buscaba receptor, Long le llegó por detrás despojándolo del ovoide, que sería recuperado por su equipo en la 25.

Long venció al tackle derecho Darrell Williams, quien una jugada antes había tenido que ingresar para sustituir al titular Rob Havenstein, lastimado de un tobillo. Considerando las circunstancias, la jugada de pase que ordenó Sean McVay terminó siendo arriesgada. El joven entrenador en jefe dijo que se equivocó.

“Fue una buena persecución de Chris Long, pero no fue una buena selección de jugadas de mi parte. Tengo que hacer un mejor trabajo y poner a nuestra ofensiva en una mejor situación”, opinó el siempre autocrítico entrenador carnero.

El balón recuperado se convirtió en un gol de campo que le dio la voltereta al marcador (37-35). La patada de 33 yardas de Jake Elliott llegó cuando restaban 3:45 minutos.

Los Rams tuvieron una serie más para tratar de recuperar la ventaja, pero no hicieron nada y despejaron con la esperanza de que su defensa detuviera pronto a unos Eagles que ya para entonces eran liderados al ataque por otro viejo conocido carnero, Nick Foles.

El quarterback suplente de Filadelfia, que en 2015 vistió el jersey de los Rams, no cometió errores en todo el cuarto periodo que jugó y completó con su receptor Nelson Agholor en una tercera oportunidad que prácticamente liquidó el juego.

Los Eagles agregaron seis puntos al final cuando los Rams trataron de organizar una jugada de pases laterales ya con el reloj en ceros y Brandon Graham devolvió 16 yardas un fumble de Tavon Austin.

Voltereta al estilo L.A.

Los Rams no pudieron aprovechar que los Seahawks perdieron en su visita a Jacksonville (30-24) para despegarse a dos juegos en la División Oeste. Y por eso, el duelo de este domingo en Seattle será por el liderato. Los Ángeles tiene récord de 9-4 y Seattle 8-5, pero los Seahawks ganaron el primer encuentro de la temporada.

Hubo cosas buenas de los Rams el domingo a pesar de la derrota, principalmente levantarse de una desventaja que en el segundo periodo llegó a ser de 21-7 tras el tercer pase de touchdown de los cuatro que tuvo Wentz.

Una recepción espectacular de 64 yardas de Cooper Kupp, en la que eludió a tres profundos, fue seguida con una atrapada de 6 yardas para touchdown del propio novato, quien acumuló 118 yardas en el juego.

Luego, abajo 24-14, los Rams abrieron la segunda mitad con una serie a toda máquina que Sammy Watkins coronó con touchdown en pase de 1 yarda para acercar a su equipo a tres puntos, y momentos después los Rams le dieron la vuelta al marcador con una nueva anotación de su excelente unidad de equipos especiales.

El intento de despeje de Donnie Jones fue bloqueado por Michael Thomas y Blake Countess recogió para devolver 16 yardas. De pronto, los Rams estaban venciendo a Filadelfia 28-24. Sin embargo Wentz encontró a Alshon Jeffery con pase de 2 yardas en la recta final del tercer periodo para retomar la ventaja 31-28.

Wentz pagó el precio

El cuarto pase de TD de Wentz lo lanzó en cuarta oportunidad y prácticamente en una sola pierna, y es que cuatro jugadas antes el sensacional quarterback trató de anotar en una carrera, pero al momento de llegar a la zona final fue golpeado al mismo tiempo por dos jugadores: Morgan Fox por su lado izquierdo y Mark Barron en la región de la rodilla derecha.

Aunque Wentz se levantó para seguir y completar la serie, las repeticiones mostraron el tremendo impacto en sus piernas al recibir el “sandwich” defensivo. Minutos más tarde se fue caminando al vestidor ante la mirada nerviosa de los aficionados de los Eagles presentes en el Coliseum.

Una carrera de 21 yardas de Todd Gurley –quien ya rebasó las 1,000 en la temporada– impulsó otra rápida serie de los Rams que el propio corredor culminó desde la 1 a principios del cuarto periodo para una nueva delantera de L.A. (35-31).

Parecía que con esa ventaja y sin Wentz en el campo por la lesión los Rams estaban en una gran posición de sacar el juego y forzar un triple empate en la cima de la NFC junto a Filadelfia y Minnesota, que había perdido en su visita a Carolina. Pero Foles y Long, los dos exRams, tenían otros planes.

Foles condujo bien su primera serie, incluyendo un pase bajo presión bueno para 16 yardas con Trey Burton. La serie fue capitalizada por gol de campo de Elliott que puso a Filadelfia a un punto de distancia antes del fumble de Goff que en realidad marcó la diferencia.

“Creo que si los enfrentáramos 10 veces, sería un juego muy apretado en cada una de ellas”, comentó Goff, quien completó 16 de sus 26 pases para 199 yardas y dos touchdowns. “Al final, el juego se decide por el equipo que hace la gran jugada y el que no la hace; por el equipo que cuida el balón y el que no comete los castigos tontos. Esa es la diferencia”.

A Seattle sin lamentos

Así que los Eagles recuperaron el primer lugar de la conferencia, aunque posiblemente ya no podrán contar con su mariscal estrella.

Los Rams, en cambio, perdieron el juego y la oportunidad de dar un paso enorme a los playoffs, incluso a aspirar al liderato de la NFC. También perdieron a uno de sus esquinas titulares por el resto del año, Kayvon Webster (tendón de Aquiles).

Pero los Rams no tienen tiempo para lamentos. Se quedaron cortos y ahora a lo que sigue: encarar el juego más importante de la temporada para ellos.

“Desafortunadamente, tienes que aprender de la manera dolorosa, pero no puedo esperar para ver la respuesta de nuestro equipo rumbo al juego en Seattle”, dijo McVay.