NEWS & EVENTS

Print
RSS

Los Rams clavaron su bandera en el corazón de Seattle

Posted Dec 18, 2017

Con su demostración más impresionante del año, Los Ángeles hiere de muerte a su gran rival y está a punto de ganar el Oeste

Las últimas dudas que pudieran haber existido acerca de estos talentosos y audaces Rams de Los Ángeles fueron extinguidas en el estadio más hostil de la NFL, donde un equipo con corazón de campeón inevitablemente cedió la estafeta de una división que ha dominado a través de los años, ante un rival más completo, mejor entrenado y muy hambriento.

Los Rams sacudieron a la NFL en la semana 15 de la temporada 2017 al apalear a los Seahawks de Seattle 42-7 para prácticamente poner en su bolsa el campeonato de la División Oeste de la Conferencia Nacional.

Un triunfo más de los Rams (10-4) o una derrota de los Seahawks (8-6) en las últimas dos jornadas sellará oficialmente el cambio de poderes en el Oeste y asegurará al menos un juego de playoffs en el Memorial Coliseum este mes de enero.

El dominio del equipo carnero fue absoluto en las tres fases del juego, como ha sido la tendencia del equipo:

- A la ofensiva, Todd Gurley corrió para 152 de las 244 yardas acumuladas por el equipo y anotó cuatro touchdowns, tres por la vía terrestre.

- A la defensiva, el liniero Aaron Donald capturó tres veces al elusivo quarterback Russell Wilson, quien fue derribado atrás un total de siete veces y limitado a 142 yardas por pase.

- Y en los equipos especiales, Pharoh Cooper tuvo el mejor día de su carrera con 180 yardas totales en nueve devoluciones de patada, siete de ellas en despejes.

No hubo ‘Jugador No. 12’

La demostración fue tan convincente y el dominio tan aplastante que los Rams lograron lo que tal vez nunca se había visto en el estadio de los Seahawks: hacer enmudecer al llamado “Jugador No. 12” (la afición de Seattle) y hacer que las tribunas se empezaran a quedar desiertas desde mediados de la segunda mitad del partido.

Los Rams venían de una derrota dolorosa contra Filadelfia, pero como ha sucedido después de cada una de sus derrotas este año, tuvieron memoria corta, se prepararon bien y ganaron su siguiente compromiso.

“Los jugadores tuvieron una gran semana de preparación. Creo que nuestros coaches hicieron un gran trabajo para teneros listos”, explicó un muy satisfecho entrenador Sean McVay después del partido. “Los jugadores respondieron de gran forma hoy, así que continúan demostrando esa dureza mental de la que hablamos, respondiendo bien después de tener una adversidad y por eso tienes que amar a este equipo”.

El show de Pharoh Cooper

La defensa carnera puso el tono en una cancha en la que los Rams habían perdido en 11 de sus anteriores 12 visitas. Apenas en la tercera jugada ofensiva de los Seahawks, el profundo Lamarcus Joyner causó un balón suelto del receptor Tanner McEvoy que fue recuperado por Alec Ogletree. Greg Zuerlein lo canjeó por el primero de dos goles de campo tempraneros.

El primer touchdown del partido fue en carrera de una yarda de Gurley, luego que Pharoh Cooper le puso la mesa con un espectacular regreso de patada de despeje de 53 yardas que dejó el balón a unas cuantas pulgadas de la línea de gol.

Gurley aumentó la ventana a 20-0 en el segundo periodo en otro acarreo de una yarda para coronar otra serie que los Rams comenzaron en territorio enemigo, esta vez gracias a la devolución de Cooper de 26 yardas hasta la 38 de Seattle.

Cooper, convertido en el hombre más sólido de la liga en devoluciones de patada, se dedicó a darle a su equipo buena posición de campo toda la tarde.

“Pude devolver la primera patada hasta la yarda 1, y luego fue como: ‘Vamos por otra y otra y otra’”, comentó el hombre que juega con el número 10 en su jersey y que se sorprendió de que los Seahawks le seguían enviando el balón en su dirección. “Nosotros vamos a tomar lo que el rival nos dé”.

Nocaut antes del intermedio

Una captura del linebacker Robert Quinn sobre Wilson le hizo perder el balón y Morgan Fox recuperó en la yarda 39 de Seattle. Jared Goff capitalizó con un pase de anotación de una yarda a Robert Woods, quien así reapareció tras dos semanas fuera de circulación.

El marcador de 27-0 tenía atónitos a los aficionados locales. Wilson, jugando como si estuviera solo por la pobre actuación de su línea, tenía que correr por su vida y no lograba extender las series de su equipo.

Un nuevo regreso exitoso de Cooper, esta vez de 26 yardas, puso a los Rams en territorio rival y momentos después Gurley explotó un hueco enorme de su línea ofensiva para una carrera de 57 yardas “hasta la cocina”. Fue el 34-0 antes del medio tiempo y el inminente final del reinado de los Seahawks en el Oeste de la NFC. Han ganado el título del sector en tres de las anteriores cuatro temporadas.

“Todos vinieron listos a este partido”, dijo Gurley, quien lidera la NFL con 17 touchdowns totales, cinco más que cualquier otro jugador de la liga. “Fue una gran victoria de equipo. Se siente muy bien venir a Seattle y ganar en un lugar muy difícil como este. Fue uno de esos juegos en que todo funcionó”.

Póker de anotaciones

Gurley completó su póker de touchdowns en una recepción de 14 yardas en el tercer periodo, aunque el punto extra fue fallado por Zuerlein. De todos modos el marcador se puso 40-0 y lo único que faltaba por descubrir era si los Seahawks iban a poder quitarse la blanqueada, lo que consiguieron con un pase de Wilson, que acabó con sólo 14 pases completos de 30 intentados.

Si algo faltaba en la demoledora actuación de los Rams era un safety, y éste llegó cuando Wilson, presionado otra vez, fue penalizado por lanzar desde sus diagonales un pase a tierra de nadie.

Los Rams clavaron su bandera en el corazón de Seattle y ni siquiera necesitaron que Goff (14 de 21 pases para 120 yardas) se empleara a fondo. Sobre el triunfo aplastante, el quarterback le restó importancia al hecho de que fuera en Seattle y más bien resaltó que su equipo supiera responder tras una derrota.

“Creo que muestra lo mucho que creemos uno en el otro, que no dejamos que un equipo nos derrote dos veces o que una derrota de la semana anterior nos afecte en la siguiente”, comentó Goff.

Los Rams visitarán en la semana 16 a los Titans de Tennessee (8-6), que perdieron el domingo en San Francisco pero que en su casa son duros, habiendo caído tan sólo en un partido.

Si el equipo angelino gana en pleno 24 de diciembre, la franquicia obtendrá su boleto a los playoffs como regalo.

“Tennessee es un gran equipo”, advirtió Gurley. “Tenemos que ir a hacer el trabajo y lograr una gran victoria de Navidad”.