NEWS & EVENTS

Print
RSS

Los Rams fueron hasta Londres para ofrecer su mejor partido del año

Posted Oct 23, 2017

El apabullante triunfo de 33-0 sobre Arizona confirma a Los Ángeles como la gran revelación de la NFL


Los Rams aterrizaron en Londres ostentando un récord de 4-2 en la temporada que les hacía sentirse bastante bien. Pero de todos modos existía al interior del equipo inquietud por saber cómo lucirían el día en que las tres grandes áreas del juego –ofensa, defensa y equipos especiales– dieran un partidazo.

La respuesta la fueron a encontrar a la capital británica, donde 73,736 espectadores reunidos en la catedral mundial del rugby conocieron en persona al equipo revelación de la NFL y gozaron lo que su entrenador en jefe calificó como el mejor partido de sus Rams.

Jared Goff lanzó para un touchdown, corrió para otro y la defensa borró del campo a las tres grandes estrellas de los Cardinals de Arizona, en camino a una apabullante victoria de 33-0 que sonó fuerte alrededor de la NFL en su séptima jornada.

El corredor Todd Gurley rebasó las 100 yardas por carrera otra vez (106 de las 197 totales del equipo) y anotó una vez; el receptor novato Cooper Kupp se recuperó de un inicio un poco desconfiado para llegar a la anotación en un pase pantalla de 18 yardas y Greg Zuerlein acertó sus cuatro intentos de gol de campo y ahora tiene 21 de 22 en la campaña.

Borraron a dos leyendas

Pero la historia del partido en el histórico estadio Twickenham fue el trabajo de la unidad defensiva, que de por sí venía al alza tras una excelente segunda mitad contra los Jaguars de Jacksonville en la semana 6.

Esa defensa detuvo a Adrian Peterson en apenas 21 yardas (11 intentos), al legendario receptor Larry Fitzgerald en 3 recepciones para 29 yardas, y dejó a un ataque normalmente explosivo en 193 yardas totales, con sólo 10 primeras oportunidades convertidas en el partido.

“Hoy fue un gran día para los Rams”, dijo el entrenador en jefe Sean McVay, quien luego de siete semanas ya le ha entregado a Los Ángeles más victorias que todas las conseguidas por el equipo la temporada pasada (4-12), cuando él aún trabajaba para los Redskins de Washington.

Los Rams lideran la División Oeste de la NFC con medio juego sobre Seattle (4-2). Su récord de 5-2 les tiene empatados con Patriots, Steelers, Chiefs y Vikings en el segundo lugar de toda la liga solamente debajo del 5-1 de los Eagles de Filadelfia, que jugaban la noche del lunes contra Washington.

Pero McVay, a pesar de ser el entrenador más joven de la NFL con 31 años de edad, fue el primero en poner el freno a posibles expectativas desmedidas cuando la temporada apenas se acerca a su punto medio. Y hace muy bien.

“De ninguna manera hemos llegado al objetivo. Hay mucha posible mejoría que podemos lograr”, aseguró McVay. “’Nuestro enfoque es un juego a la vez. Todavía no hemos llegado. Un récord de 5-2 se siente muy bien, pero no es más que eso. Hay otros nueve juegos por delante”.

La secuencia definitiva

Además de desarmar el ataque por carreras de los Cardinals, la defensa que lideran Aaron Donald y Alec Ogletree se deshizo pronto del veterano pero explosivo mariscal de campo Carson Palmer.

Un golpe limpio de Ogletree en un “blitz” de la defensa en el segundo periodo envió a Palmer a la enfermería y ya no regresó. Más tarde se informó que el quarterback de 37 años de edad sufrió fractura del brazo izquierdo por el golpe y se perderá tal vez lo que resta de la temporada, con lo que Arizona (3-4) ve seriamente reducidas sus posibilidades.

En esa misma jugada, el pase intentado por Palmer fue interceptado por el safety Lamarcus Joyner, quien devolvió hasta la yarda 18 de los Cardinals. La defensa de los Rams sumó otro pase interceptado y tres capturas de quarterback durante el partido.

“Es divertido ver jugar tan bien a nuestra defensa. Ese es un buen grupo, son difíciles de doblegar”, dijo el quarterback Goff después del partido con una sonrisa amplia por tener a esa defensa en su propio vestidor y no del otro lado de la línea de golpeo.

En la siguiente jugada tras la intercepción, Gurley dio la vuelta a la esquina izquierda y luego se encontró con campo abierto hasta las diagonales gracias a la excelente bloqueada del receptor Tavon Austin, quien hizo un poco de todo en Londres (3 carreras para 27 yardas y 2 recepciones para 15 yardas). Su mejor jugada fue la bloqueada para contribuir a que el marcador se pusiera 13-0.

Poco después, Goff coronó otra serie al animarse a correr desde la yarda 9, aguantando el golpe de dos profundos de Arizona parados sobre la yarda 1 para romper el plano y sumar al marcador (20-0). Y el gol de campo de 53 yardas de Zuerlein mientras el tiempo expiraba en la primera mitad aumentó a 23-0 y liquidó el juego.

Misión cumplida y feliz descanso

Goff acabó con 22 pases completos de 37 lanzados para 235 yardas, 1 TD y uno interceptado que fue el único “pelo en la sopa”. Pero el No. 16 de los Rams se sigue viendo cada vez más cómodo trabajando detrás de una línea que apenas permitió una captura, y Goff aprovechó para distribuir el ovoide con siete receptores liderados por Robert Woods (5 para 59).

El largo vuelo de regreso a California fue uno muy feliz para todos. La misión de jugar bien se cumplió, así como el objetivo de ganar al menos dos juegos de una larga gira a la cual todavía le resta la visita a los Giants de Nueva York.

Pero eso será hasta el 5 de noviembre. Primero un merecido descanso de una semana para el equipo más sorprendente de la NFL en 2017.