NEWS & EVENTS

Print
RSS

Los Rams no subestiman a Arizona, al que vencen 32-16

Posted Dec 4, 2017

Impulsada por una férrea defensa y equipos especiales de excelencia, la franquicia angelina asegura su primera temporada ganadora desde 2003

Luego de un dominante y magnífico triunfo contra los Saints de Drew  Brees y con los Eagles de Filadelfia marcados en el calendario para visitar este domingo el Memorial Coliseum, era posible que un joven equipo como estos Rams se desconcentrara un poco de lo único importante: jugar bien contra el rival en turno y evitar una zancadilla de parte de un conjunto a la baja como son los Cardinals de Arizona.

Los Rams tardaron apenas tres minutos para poner puntos en el marcador, otros cuatro para anotar su primer touchdown de la tarde y cinco más para agregar otra anotación, demostrando de nuevo que son un equipo bien entrenado y mentalizado, uno que no se marea por los buenos resultados en esta temporada de ensueño.

La defensa interceptó dos pases que se convirtieron en 13 puntos y acumuló seis capturas de quarterback, Jared Goff lanzó dos pases de touchdown y Greg Zuerlein puso su nombre en el libro de récords gracias a cuatro goles de campo más en 2017, llevando a los Rams a un triunfo de 32-16 sobre Arizona el domingo en el desierto.

El triunfo no sólo le permite al equipo de Sean McVay proteger su liderato en la División Oeste de la Conferencia Nacional con un juego sobre Seattle, que unas horas más tarde derrotó a Filadelfia, sino que le asegura a la franquicia su primera temporada con más ganados que perdidos desde 2003 con una marca de 9-3 al restar sólo cuatro jornadas.

“Ciertamente no tomamos a la ligera triunfos como este”, aseveró McVay, quien luego se refirió a la temporada ganadora de su equipo.

“Sabemos que es un juego a la vez, es lo que siempre digo, pero asegurar una temporada ganadora para algunos de los muchachos que han estado aquí, me da mucho gusto por ellos y por lo que han sido capaces de lograr esta temporada”, dijo el entrenador.

Los Rams le empezaron a darle forma a su noveno triunfo con una serie de grandes acciones de todos sus departamentos en los primeros minutos: un gol de campo de 56 yardas de Zuerlein, un pase interceptado por el safety Lamarcus Joyner que devolvió 46 yardas, un pase de una yarda de Goff a Gerald Everett para touchdown y otra intercepción ahora del linebacker Alec Ogletree, quien se fue “hasta la cocina” 41 yardas para anotación, con todo y una vistosa pirueta en el aire incluida para celebrarlo.

El ajuste de la defensa

Fue un inicio de partido que hizo recordar aquel de Londres en octubre cuando Los Ángeles aplastó 33-0 a Arizona. Pero el juego del domingo tuvo sus minutos de desafío e incluso de riesgo para los Rams; esos que a la larga son los que hacen crecer a una escuadra.

Los Cardinals empezaron a correr el balón en el segundo periodo a pesar de la ausencia de Adrian Peterson, y lo hicieron con alarmante éxito. El desconocido Kerwynn Williams tuvo carreras de 7, 10, 14, 9 y 7 yardas en una misma serie, la cual fue coronada por touchdown de Elijhaa Penny en un acarreo de una yarda.

Una serie después, Williams volvió a devorar cancha con una escapada de 25 yardas que ayudó a preparar la mesa para otra anotación de los pájaros rojos con un pase de 15 yardas de Blaine Gabbert al sensacional Larry Fitzgerald. Esto, con Ogletree fuera por el resto del juego por una lesión de codo.

El juego se apretó. Un gol de campo de Zuerlein de 20 yardas tras el errático manejo del reloj de los Rams antes del descanso, cuando pudieron haber sacado siete puntos en lugar de tres, puso el juego 19-13 en el intermedio. Sin embargo, los Rams iban a tener que ajustar para frenar esos grandes espacios que Arizona estaba encontrando por la vía terrestre.

El ajuste funcionó. En la segunda mitad los Cardinals ya no pudieron correr contra la defensa que dirige el experimentado coordinador Wade Phillips (el acarreo de mayor ganancia fue de 4 yardas) y entonces, obligado a buscar a sus receptores y lanzar, el quarterback Gabbert fue presa de la constante presión de Aaron Donald, Ethan Westbrooks (dos capturas cada quien) y otros.

Entre el dominio de la agresiva defensa, la alta producción del versátil corredor Todd Gurley (74 yardas por carrera y 84 por recepción) y el fabuloso trabajo de los equipos especiales, aquella neblina de suspenso que se había elevado en el segundo periodo se disipó con rapidez.

Zuerlein y Fitzgerald históricos

Los equipos especiales se confirmaron como una de las grandes fortalezas de estos Rams. En el tercer periodo, Johnny Hekker conectó una patada de despeje que fue más bien un bombazo: 70 yardas para alejar el peligro e inclinar la balanza de la posición de terreno a su favor cuando la diferencia en el marcador era de seis puntos.

Eso se combinó momentos después con una devolución de despeje de Pharoh Cooper que dejó a L.A. en la yarda 30 de Arizona y luego Goff (21 de 31 pases, 220 yardas, 1 pase interceptado) hizo una gran lectura al encontrar libre a Sammy Watkins, quien recorrió 11 yardas para touchdown poniendo el marcador 26-13.

Aunque los Cardinals, que una semana antes habían derrotado a Jacksonville gracias a un gol de campo de 57 yardas de Phil Dawson, se acercaron con una patada de 54 yardas del mismo Dawson, los Rams pusieron orden con otros dos goles de campo de Zuerlein, de 24 y 41 yardas. También hubo dos patadas de Dawson que fueron bloqueadas: una por Tyrunn Walker en un intento de punto extra y la otra por Michael Brockers en un gol de campo frustrado; cuatro puntos negados al pelear los jugadores de los Rams en la trinchera y levantar el brazo en el momento justo.

El apartado histórico del partido lo pusieron Zuerlein y Fitzgerald. El pateador de los Rams, que recién fue nombrado Jugador del Mes de Equipos Especiales por segunda vez en 2017, rompió el récord de todos los tiempos de la NFL de más goles de campo tras los primeros 12 juegos de una temporada. La marca anterior era de 32. El “Sr. Automático” llegó a 36 en 38 intentos.

Por su parte, el receptor de los Cardinals sumó 10 recepciones para 98 yardas, las que le ayudaron a unirse en el club de las 1,200 atrapadas a los legendarios Jerry Rice (1,549) y Tony González (1,325). “Fitz” llegó a 1,207. Además, subió al cuarto lugar histórico en yardas con 15,267, solamente debajo de Rice (22,895), Terrell Owens (15,934) y Randy Moss (15,292). Es decir, una leyenda viviente. 

Viene lo mejor

Si la temporada de los Rams es dividida entre cuatro partes iguales, el resultado es que han ganado tres de cuatro juegos en cada una de ellas. La cuarta parte final luce como la más dura con tres partidos seguidos ante equipos que seguramente estarán en los playoffs: Filadelfia, en Seattle y en Tennessee, antes de cerrar contra San Francisco en casa.

Primero será la esperada visita de Carson Wentz y los Eagles, que aunque perdieron el domingo siguen siendo de lo mejor de la campaña ahora con marca de 10-2.

Será el duelo de mariscales entre Goff y Wentz, los quarterbacks seleccionados 1 y 2 en el Draft de 2016. Pero el enfoque en los Rams es sereno e inteligente.

“Yo creo que todo mundo va a querer decir que es Jared vs. Carson”, comentó el entrenador McVay. “Pero en realidad Jared va a enfrentarse a la defensa de Filadelfia y Carson lo hará contra nuestra defensa. Va a ser un gran reto”.

Diciembre no había sido tan interesante para los aficionados de los Rams en el sur de California desde hace décadas. Ya era tiempo de disfrutar una temporada como esta, y viene lo mejor.