NEWS & EVENTS

Print
RSS

Rams pierden su primer juego, pero no se detienen a lamentarlo

Posted Sep 18, 2017

Lo bueno, lo malo y lo feo de un encuentro divertido y de aprendizaje para los Rams en contra de los Redskins

Lo bueno es que en apenas dos semanas de temporada los Rams ya han enseñado que son un equipo que no se rinde y que es mucho más divertido.

Lo malo es que cometieron las únicas dos entregas de balón en el partido del domingo contra Washington, la segunda de ellas en un pase interceptado a Jared Goff dentro de los dos minutos finales.

Lo feo es que la defensa de los Rams, lo mejor que tiene el equipo, permitió 229 yardas por carrera, algo que definitivamente no se veía venir.

En conclusión, los Redskins jugaron mejor en el Memorial Coliseum y se escaparon con un merecido triunfo de 27-20 sobre el equipo de Sean McVay, excoordinador ofensivo de Washington.

“Sé que nos vamos a mirar en el espejo con espíritu crítico, incluyendo los entrenadores, empezando por mí, y vamos a asegurarnos de hacer un buen trabajo en nuestra semana corta de preparación para nuestro juego divisional contra los 49ers”, dijo McVay, que perdió su primer partido como entrenador en jefe.

Los Rams, que venían de aplastar a Indianapolis 46-9, empezaron un poco dormidos y se vieron abajo 13-0 cuando apenas se habían jugado 18 minutos de partido.

Un pase de Goff al ala cerrada novato Gerald Everett para 69 yardas tras localizarlo pegado a la banda derecha en una jugada rota, puso la mesa para un touchdown de Todd Gurley desde la yarda 1 y Greg Zuerlein puso el 13-10 con gol de campo de 32 yardas.

Pero los Redskins, que desde un principio atacaron el corazón de la defensa de Los Ángeles no obstante el debut del liniero Aaron Donald, se fueron al descanso con ventaja de 20-10 gracias a la explosiva carrera de Chris Thompson de 61 yardas en una jugada de atracción.

Aunque era entendible que Donald no iba a tener su mejor nivel tras ausentarse del campo de entrenamiento de los Rams en una disputa contractual, fue autocrítico por su trabajo contra la línea ofensiva de Washington.

“Tuve muchos duelos uno contra uno que tengo que ganar”, comentó.

Gurley olímpico

El juego se puso bueno a la mitad del tercer periodo cuando Gurley anotó su segundo touchdown de la tarde con una recepción de 18 yardas que acercó a los Rams equipo 20-17. La jugada fue espectacular porque cuando el defensivo profundo Bashaud Breeland se lanzó sobre el corredor carnero para tratar de derribarlo, éste lo eludió con un salto al más puro estilo olímpico, a propósito de la visita del presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, quien antes del encuentro encendió el pebetero del histórico Coliseum, el cual será sede de los Juegos Olímpicos otra vez en 2028.

Gurley ya había hecho un salto idéntico en la primera mitad para sumar a su colección. Terminó el juego con 88 yardas por carrera, 48 por recepción y dos anotaciones.

Los Rams empataron el juego a la mitad del cuarto periodo con un gol de campo de Zuerlein de 40 yardas que fue precedido por una jugada sorpresa cuando Johnny Hekker en vez de patear de despeje lanzó un pase preciso a Josh Reynolds bueno para 28 yardas.

Esa ofensiva prometía darle la voltereta al marcador luego de un pase de Goff a Gurley que había dejado el balón en la yarda 5 de Washington, pero se señaló un rigorista castigo de interferencia de pase ofensiva en contra del receptor Robert Woods –una de varias marcaciones cuestionables de los oficiales que no favorecieron a los Rams en la segunda mitad– que los alejó de la tierra prometida y todo quedó en el gol de campo del empate.

Atacaron al suplente

Con el juego 20-20, los Redskins organizaron la serie que al final les dio el triunfo con algunos buenos pases de Kirk Cousins y, también, un pequeño golpe de suerte.

En una carrera de Samaje Perine para una corta ganancia hasta la yarda 40 de Los Ángeles, el esquinero Trumaine Johnson salió del juego por calambres. El Jugador Defensivo de la Semana 1 había borrado del partido al peligroso receptor Terrelle Pryor, pero tras abandonar la cancha, Cousins de inmediato buscó a Pryor y este se llevó al sustituto Nickell Robey-Coleman con una recepción buena para 23 yardas. Tres jugadas después, Cousins encontró libre a Ryan Grant en pase de 11 yardas para el touchdown.

Los Rams todavía tenían 1:44 minutos para buscar la anotación del empate, pero en la primera jugada de la serie Goff telegrafió el pase hacia su izquierda buscando a Cooper Kupp y el linebacker Mason Foster se adelantó para interceptarlo en la yarda 29 de los Rams, desinflando al Coliseum.

“Creo que fue una buena jugada de su defensa. Cubrieron esa jugada muy bien”, opinó Goff, quien completó 15 de sus 25 pases para 224 yardas. “Creo que hay cosas para aprender de este juego”.

Sin lamentos

Los Rams (1-1) estuvieron en el partido hasta el final a pesar de la desventaja inicial de 13 puntos, de esas horrendas 229 yardas que admitieron por carrera, de una diferencia de arriba de 12 minutos en el tiempo de posesión y de una tarde discreta de su mariscal.

McVay puso la derrota en perspectiva y mirar al frente.

“Es la primera adversidad que encaramos en la temporada, tenemos la oportunidad de ver cómo respondemos en una semana corta”, dijo con referencia a la visita de este jueves a Santa Clara para enfrentar a los 49ers (0-2).

“No tenemos mucho tiempo para sentirnos mal por nosotros mismos en este juego”.