NEWS & EVENTS

Print
RSS

Rams siguen sin perder como visitantes al derrotar a Jaguars 27-17

Posted Oct 16, 2017

Los equipos especiales marcaron la diferencia al producir dos touchdowns y la defensa ajustó tras un inicio lento


Entre las varias sorpresas agradables de los Rams en esta temporada 2017 se debe de anotar una que pocos hubieran pronosticado: el equipo se siente cómodo jugando fuera de su estadio. Esto es especialmente bueno considerando que su siguiente partido en el Memorial Coliseum de Los Ángeles será hasta el 12 de noviembre.

Gracias a dos touchdowns logrados por sus equipos especiales, los Rams ganaron el domingo su tercer juego seguido como visitantes, por 27-17 a unos Jaguars de Jacksonville que llegaban crecidos luego de derrotar la semana anterior a Pittsburgh por 21 puntos.

El receptor Pharoh Cooper devolvió la patada inicial del partido 103 yardas, una acción que incluyó un giro de 360 grados antes de acelerar pegado a la banda derecha y firmar su primer touchdown como profesional.
Pero en la primera jugada ofensiva de los Jaguars, el impresionante corredor novato Leonard Fournette se escapó 75 yardas sin que le pusieran una mano encima para empatar el juego.

Es la primera vez al menos en las pasadas temporadas de NFL que en un juego se anotan dos touchdowns en los primeros 25 segundos de tiempo oficial, de acuerdo con Elias Sports Bureau.

Un gol de campo de 56 yardas de Greg Zuerlein adelantó a Los Ángeles 10-7. Chris Ivory le dio la voltereta al marcador 14-10 con una recepción que llevó 22 yardas hasta la anotación por Jacksonville, y Jared Goff hizo una ágil maniobra bajando un centro alto y soltando un rápido pase “pala” a Gerald Everett para touchdown de 4 yardas, también la primera anotación para éste en la NFL.

Las defensas aparecieron

Con tanta acción en un primer periodo que acabó 17-14 a favor de los Rams, parecía que el duelo de equipos revelación en sus respectivas conferencias (ambos llegaban con récord de 3-2 tras combinarse para apenas siete triunfos en 2016) iba a ser uno de esos duelos de locura de 30 ó 40 puntos por bando.

Sin embargo, tras finalizado el primer cuarto las defensas se impusieron completamente y apenas permitieron un gol de campo cada una. Antes, en el segundo periodo, Los Ángeles hizo posiblemente la jugada más importante del partido y fue gracias a sus equipos especiales otra vez.

Los Jaguares intentaron una patada de despeje en cuarta oportunidad desde su yarda 19 cuando faltaban 2:32 minutos antes del descanso. El linebacker suplente de Cory Littleton logró penetrar y bloqueó la patada de Brad Nortman. El balón fue recuperado por el corredor suplente Malcolm Brown, quien impulsado por una pila de jugadores de los Rams, como si se tratara de rugby y no de futbol americano, llegó hasta la zona final.
Casualmente, la última vez que los Rams anotaron touchdown en una patada de despeje que bloquearon también fue contra Jacksonville, en 2005.

Esa brillante jugada puso el marcador 24-14 a favor de los Rams en un partido que, de acuerdo a la receta previa, iban a poder ganar si tomaban la ventaja y obligaban al quarterback Blake Bortles a tratar de hacerles daño con su brazo.

Bortles es un quarterback escogido por los Jaguars con la tercera selección global del Draft de 2014. Desafortunadamente para ellos, el mariscal luce cada vez menos capaz de hacer buenas jugadas de manera consistente. Y con mayor razón cuando le ponen presión como sucedió el domingo, cuando cinco distintos jugadores de los Rams tuvieron una captura cada quien, incluyendo Aaron Donald y Connor Barwin.

La defensa de los Rams, que tras el descuido inicial en la larga carrera de Fournette hizo ajustes y limitó al corredor a 55 yardas en 20 intentos, no sufrió mucho para detener a Bortles en la segunda parte una vez que el ataque de Jacksonville había perdido su identidad corredora.

El triunfo se selló cuando el pateador Jason Myers, intentando poner a Jacksonville a una anotación de distancia, falló un gol de campo de 54 yardas restando 1:12 minutos.

Empataron sus triunfos de 2016

Con la reacción de su defensiva y las jugadas grandes de sus equipos especiales, los Rams se encaminaron al triunfo para empatar, apenas en la sexta semana de la temporada, su total de ganados de 2016 (4-12).
“Es muy bueno tener a tus equipos especiales y a tu defensa jugando bien y ganando el partido para nosotros”, dijo el entrenador Sean McVay después del juego. “Pero ofensivamente el trabajo no fue suficientemente bueno”.

El apunte de McVay fue acertado. Goff sólo pudo conducir a su ataque a un touchdown y un gol de campo. El quarterback completó apenas 11 de sus 21 pases para 124 yardas, pero al menos no le interceptaron pases. Tras una semana en la que perdieron cinco veces el balón, los Rams sólo tuvieron una entrega el domingo por el fumble del receptor Robert Woods cerca de la yarda 50 en el tercer periodo que luego fue convertido en tres puntos por los Jaguars.

Lo que sí hizo bien el ataque carnero fue correr con Todd Gurley en la segunda mitad para bajarle al tiempo y achicar las posibilidades de Jacksonville de regresar a la pelea. Gurley acabó con 116 yardas en 23 intentos.

Se preparan para Londres

No obstante la victoria, quedó en el vestidor de los Rams la sensación es de que hay mucho margen para mejorar y que cuando las tres áreas del equipo (ofensiva, defensiva y equipos especiales) jueguen bien al mismo tiempo este equipo puede pasar al siguiente nivel y empezar a jugar un futbol americano de verdadera excelencia.

“Nos quedamos con la victoria”, resumió el entrenador McVay. “Es muy difícil ganar en esta liga. Este es un negocio que te vuelve humilde con facilidad… Aprecias cada vez que ganas un partido”.

Y todo hace indicar que las victorias pueden seguir llegando sin importar que se juegue en Florida, en Texas, en California o donde sea. Los Rams volarán el jueves desde Jacksonville con destino a Londres, donde el domingo se medirán como equipo local a Arizona.

Los Cardinals (3-3) ya despertaron de su letargo en la semana 6 al vencer 38-33 a Tampa Bay guiados por 134 yardas y dos touchdowns del recién adquirido corredor Adrian Peterson, más 138 yardas del asombroso receptor Larry Fitzgerald.

Ese es el nuevo reto de los Rams en esta temporada de auténtico renacimiento.