Advertising

Los Rams son el último equipo invicto de la NFL

El entrenador Sean McVay lo sabía, el corredor Todd Gurley lo sabía y su línea ofensiva lo sabía: los Rams iban a correr el balón con Gurley para tratar de dirigirse a su sexta victoria consecutiva.

Los Broncos de Denver, jugando en su estadio, también lo sabían. Pero de todos modos no pudieron detener al corredor estrella, quien impuso un récord personal con 208 yardas y anotó dos touchdowns, para conducir a los Rams al triunfo de 23-20, en una fría tarde de octubre al pie de las Rocallosas.

La visita a Denver tuvo un final feliz para Los Ángeles (6-0) a pesar de que el quarterback Jared Goff, celebrando su cumpleaños 24, tuvo una actuación muy modesta al completar apenas el 50% de sus pases (14-28, 201 yardas, 1 interceptado), y a pesar de que los Rams se complicaron un poco el partido en el cuarto periodo con algunas jugadas ofensivas ordenadas por McVay que no resultaron ser las más atinadas.

Pero cuatro horas más tarde, cuando el pateador Stephen Gostkowski conectó un gol de campo de 28 yardas para que los New England Patriots derrotaran por 43-40 a los Kansas City Chiefs, los Rams se quedaron como el único equipo invicto de la temporada luego de seis semanas.

Serie del triunfo

La defensa de los Broncos, normalmente muy fuerte, llegaba al juego tras recibir 323 yardas por carrera de los NY Jets. Los Rams atacaron esa debilidad con el explosivo Gurley, quien promedió 7.4 yardas en 28 intentos. Como conjunto, L.A. acabó con 270 yardas por la vía terrestre.

El partido, dominado durante tres periodos por los Rams pero sin liquidar del todo a su rival, tuvo su momento crucial en el cuarto periodo, luego de que Brandon McManus acercó a Denver 20-13 con un gol de campo de 24 yardas.

Los Rams recibieron el siguiente kickoff restando 8:54 minutos. La misión era darle el balón a Gurley, recorrer el campo, consumir el mayor tiempo posible y sacar puntos para separarse a dos posesiones.

Y eso es lo que hicieron. Gurley abrió la serie con una carrera de 9 yardas. Robert Woods los puso en la 47 con una carrera tipo “jet sweep” de 12 yardas, y Gurley se escapó para otras 26 aprovechando un tremendo bloqueo por el lado del tackle izquierdo hasta la 24 de Denver. Fueron en total 13 jugadas para 72 yardas, 5:39 minutos y tres puntos conseguidos por el gol de campo de 21 yardas de Cairo Santos, que puso el marcador 23-13.

Aunque los Broncos lograron anotar en un pase de Case Keenum a Demaryius Thomas de 1 yarda para apretar el marcador 23-20 restando 1:22 minutos, el equipo naranja no pudo recuperar la patada corta debido a la buena intervención de Robert Woods y el resto fue mero trámite.

Si bien Gurley puso el yardaje, el mérito es compartido con una línea ofensiva que dominó claramente la batalla, a pesar de que la protección a Goff, capturado cinco veces, no fue impecable en la segunda mitad.

“No lo hubiera podido hacer sin esos hombres de enfrente”, comentó Gurley, cuya mejor marca de yardas en un partido era de 159 conseguida en 2015 contra Green Bay. “Fue un esfuerzo de equipo”.

La línea ofensiva cerró muy bien el partido de la semana 5 en Seattle y ahora en Denver realmente dejó su sello como una de las más fuertes del momento en la liga.

“Sentimos como que podemos ir y correr el balón sobre cualquiera”, dijo Andrew Whitworth, el tackle izquierdo y líder de la línea. “Trabajamos fuerte en eso, creemos en eso… Es parte de lo que somos y sentimos que podemos lograrlo cada semana”.

Los touchdowns

Corriendo detrás de la línea, Gurley tuvo un acarreo de 29 yardas en el segundo periodo que puso la mesa para su anotación de 10 yardas, la cual vino cuando McVay, fiel a su estilo, decidió jugarse una cuarta oportunidad y una yarda por avanza. Gurley penetró por el centro para poner el juego 13-3 en ese momento.

El segundo touchdown de los Rams (y de Gurley) vino faltando 6:09 minutos del tercer periodo en una serie en la que la jugada clave fue el acarreo de 21 yardas de Gurley hasta la 2 de los Broncos. Anotó dos jugadas después empujando detrás del guardia izquierdo, poniendo el marcador 20-3.

“Estoy muy feliz por Todd, se mereció cada una de las yardas, hizo un excelente trabajo. Se podía sentir que él estaba en ritmo; se podía sentir el movimiento que nuestros jugadores estaban generando con sus bloqueadas”, dijo el coach McVay, quien en la conferencia de prensa posterior al partido fue muy duro consigo mismo acerca de algunas jugadas que ordenó y que a su parecer pusieron a sus jugadores en una mala situación.

Cuando el partido parecía que se tornaba en paliza de los Rams, los Broncos reaccionaron con pase de Keenum a Emmanuel Sanders de 22 yardas para touchdown al final del tercer periodo, metiéndose en la pelea al aprovechar que unos minutos antes Goff sufrió un pase interceptado cuando su lanzamiento a Josh Reynolds golpeó en la barra al receptor tras un desvío defensivo. El ovoide, tras rebotar, fue atrapado por Darian Stewart en la yarda 12 de Los Ángeles.

Mientras Gurley brillaba cuando los Rams tenían el balón, la defensa carnera tuvo un juego sólido. Primero que nada, detuvo a un buen ataque por carrera de los Broncos en apenas 60 yardas. Eso sí, Keenum completó tres largos pases (44, 45 y 52 yardas) venciendo al esquinero Troy Hill, quien el domingo se hizo cargo del puesto del lesionado Aqib Talib. Keenum sumó en el partido 322 yardas ante su exequipo.

“Nosotros ganamos de distintas formas. No siempre van a ser palizas”, apuntó el estelar liniero defensivo Aaron Donald, quien tuvo una de las dos capturas de quarterback de su equipo. “Es difícil ganar en esta liga. Siempre que empiezas 6-0 es un buen inicio, pero debemos seguir mejorando”.

Susto por Kupp

Conseguir la segunda victoria consecutiva de una gira de tres partidos tuvo un precio para los Rams. El receptor Cooper Kupp (rodilla), el liniero defensivo Michael Brockers (hombro) y el guardia Rodger Saffold (rodilla) sufrieron lesiones.

La de Kupp, quien al igual que Brandin Cooks jugó a pesar de haber entrado en protocolo de conmoción una semana antes, fue a primera vista la más seria. Ocurrió en el primer medio cuando el safety Darian Stewart le hizo una tacleada prohibida al jalarlo de las hombreras por la parte de la nuca, causando que el receptor cayera de espaldas mientras su pierna izquierda se doblaba de manera descompuesta.

Kupp se dolió mucho de la rodilla y tuvo que ser sacado del terreno en un vehículo, lo que hizo pensar lo peor. Afortunadamente, el receptor volvió a la cancha para la primera serie de la segunda mitad, tras la cual se quedó en la banca.

“Realmente no sabía que esperar”, dijo Kupp sobre el susto de una lesión grave de la rodilla. “Me revisaron, me pudieron atender y como que el dolor se calmó un poco y pude intentar de nuevo en la cancha”.

Ante la ausencia de Kupp y una tarde callada de Cooks, Robert Woods fue de nuevo el mejor receptor de los Rams con 7 atrapadas para 109 yardas.

Los Rams, ganadores de 11 de los 12 partidos jugados fuera de Los Ángeles con McVay como su entrenador en jefe, visitarán en la semana 7 a los San Francisco 49ers a las 1:25 pm PT (CBS).

Gurley en cifras

11

Touchdowns anotados por Todd Gurley (9 por carrera, 2 por recepción) para ser líder de la temporada; la temporada anterior finalizó con 19

208

Yardas por carrera tuvo el corredor de los Rams en el partido contra Denver, rompiendo su récord personal de 159

623

Yardas por carrera conseguidas luego de seis semanas por Gurley, líder de la NFL con 37 de ventaja sobre Ezekiel Elliott (Dallas)

Advertising