Advertising

Decisión temeraria de McVay firma un triunfo cardiaco

A la espectacular temporada de los Rams de Los Ángeles le hacía falta algo: adversidad. Ésta se presentó en buenas cantidades en el quinto domingo del calendario regular durante una visita a la casa del “Fan No. 12”.

Los Rams se sobrepusieron a una primera mitad errática, a lesiones de dos de sus mejores receptores y a la desventaja en el marcador en la segunda mitad, incluso a fallas del pateador.

Al final, una intensa y cardiaca batalla contra los Seattle Seahawks se decidió en una decisión temeraria del entrenador Sean McVay, la cual fue  inspirada por sus jugadores.

Jared Goff convirtió de manera personal una cuarta oportunidad en un acarreo desde la yarda 42 de Los Ángeles faltando menos de dos minutos, cuando McVay se la jugó en una peligrosa situación que rara vez se ve en la NFL. Los Rams ya no le prestaron el balón a los Seahawks para así preservar la ventaja y ganar 33-31.

Cairo Santos, el pateador que hacía su debut con los Rams tras ser contratado en la misma semana, falló el punto extra luego del tercer touchdown de la tarde para el corredor Todd Gurley al empezar el cuarto periodo, dejando el marcador 31-30 a favor de Seattle.

Pero restando 6:05 minutos, el brasileño se redimió al conectar un gol de campo de 39 yardas bajo enorme presión en un estadio como el de los Seahawks, con su ruido ensordecedor y su humedad. La patada puso arriba a Los Ángeles 33-31.

A continuación, la defensa de los Rams hizo su trabajo al detener al quarterback Russell Wilson y su ataque por segunda serie consecutiva. Con el balón en su yarda 21 y 3:28 minutos en el reloj, los Rams buscaron comerse el tiempo poniendo el ovoide en las seguras manos de Gurley.

Sin embargo, en tercera oportunidad y una yarda por avanzar sobre su yarda 42, el estelar corredor no pudo llegar al primero y 10 tras una notable tacleada. Restaban 1:39 cuando los Seahawks pidieron su último tiempo fuera.

Cuarta oportunidad suicida

Lo que vino enseguida fue una demostración de absoluta confianza del entrenador de los Rams en su unidad ofensiva, porque ciertamente lo lógico en esa situación era enviar a Johnny Hekker para tratar de alejar con su potente pierna lo más posible a Seattle en el despeje y luego esperar a que Aaron Donald, Ndamukong Suh (ambos registraron una captura de QB) y el resto de la defensa le pusieran punto final al juego.

Pero McVay no es un estratega convencional; el cerebro ofensivo de los Rams es atrevido por naturaleza, y le gusta confiar en su gente. Tras haber enviado a la cancha en un principio a Hekker y luego cambiar de parecer, el coach decidió jugársela en su propia yarda 42 con el riesgo de no conseguir el primero y diez y dejarle la mesa puesta a los Seahawks para posiblemente robarle el triunfo con un gol de campo final.

El entrenador explicó así su decisión: “Ves a nuestros jugadores y ellos creen, ellos quieren ir por el primero y diez, y cuando tus jugadores quieren hacer eso, tú les das la confianza, y ellos lo consiguieron”.

Los Rams decidieron no darle el balón a Gurley en la crucial jugada, sino que Goff la hiciera personal. El quarterback, que fue nombrado el Jugador Ofensivo del Mes de septiembre en la NFC por sus pases, esta vez hizo la jugada de dos yardas en su zambullida empujando detrás del lado derecho de la línea ofensiva, donde el guardia Austin Blythe y el tackle Rob Havenstein le abrieron gran espacio.

Goff celebró con euforia el primero y diez, luego se hincó dos veces para quemar el tiempo que restaba y que los Rams celebraran su quinto triunfo seguido.

7 touchdowns en dos visitas

Las victorias siempre son bienvenidas en la NFL sin importar cómo se logran, pero es justo decir que a los Rams les viene especialmente bien este triunfo contra un rival divisional, en gira, y teniendo que limpiar errores para llegar a la meta.

“Yo le dije al equipo que esto pasa por una razón. Yo simplemente sentí que algo iba a suceder”, comentó Gurley sobre la adversidad con la que se toparon los Rams en ese cuarto periodo, específicamente tras el punto extra fallado por Santos que los puso en una situación incómoda.

“Pudimos haber terminado abajo por un punto, pero esto iba a enseñarnos qué clase de equipo somos. Y yo no sabía cómo íbamos a acabar, pero las cosas pasan por una razón”, agregó Gurley, quien anotó en carreras de 2 yardas en el primer y tercer periodos y de 5 yardas en el cuarto. Sumado a los cuatro touchdowns que logró la temporada anterior sobre la misma cancha, Gurley tiene siete TDs en sus últimas dos visitas a Seattle, algo asombroso.

Fueron puestos a prueba

Los Rams empezaron el partido siendo favoritos por 7.5 puntos ante un conjunto que vive una severa transición, sobre todo en su defensa. Pero a pesar de la ausencia de estrellas de otros años, la última de ellas el safety Earl Thomas, fracturado de una pierna una semana antes, los Seahawks jugaron fuerte.

Ellos empataron el juego 17-17 antes del medio tiempo con un gol de campo de 52 yardas de Sebastian Janikowski y luego en el tercer periodo estuvieron arriba dos veces por los pases de anotación de Wilson (13 de 21, 198 yardas, 3 TDs) a David Moore, quien junto a otros receptores hicieron ver mal al esquinero Marcus Peters, de bajo desempeño por segundo juego seguido.

Goff completó 23 de sus 32 pases para 321 yardas, lo cual no es nada malo considerando que Brandin Cooks y Cooper Kupp, tal vez sus dos mejores receptores abiertos, abandonaron el juego por protocolo de conmoción cerebral. Goff tuvo un pase de touchdown, de 6 yardas con Kupp en el segundo cuarto, y dos interceptados, el primero de ellos en un pase corto en la zona roja cuando el partido era joven.

Ese pase interceptado fue uno de varios errores de los Rams en la primera mitad, en la que también cometieron algunos castigos inusuales, fumbles, kickoffs muy cortos y mostraron aparente confusión en algunas jugadas. Pero de nueva cuenta se reagruparon y fueron mejores en la segunda parte, como lo hicieron en la semana 1 en Oakland y en la 4 contra Minnesota.

“La dureza y la resolución de este equipo fue puesta a prueba hoy”, aseguró McVay. “Y los muchachos respondieron de gran manera”.

Woods y Littleton

Además de Goff y Gurley, se destacaron el receptor Robert Woods con 5 atrapadas para 92 yardas y 2 acarreos para 53 yardas adicionales, y el linebacker interior Cory Littleton, que tuvo 7 tacleadas, 3 asistencias, 2 pases defendidos y también su cuarta patada de despeje bloqueada desde 2017, una especialidad que no tiene precio.

Los Rams, empatados con los Kansas City Chiefs con récord perfecto de 5-0, amanecieron el lunes con juego y medio de ventaja sobre otros tres equipos de la conferencia y tres juegos arriba de Seattle (2-3), el segundo lugar de la División Oeste.

Su siguiente partido será el domingo en Denver contra los Broncos (2-3), el segundo de tres juegos consecutivos como visitantes.

Advertising