Advertising

¡Una patada de Zuerlein que llega hasta Atlanta!

Ni las 57 yardas de distancia, ni los 70,000 aficionados de New Orleans en su contra, y ni siquiera el ruido ensordecedor de hasta 110 decibeles registrados en el Superdome iban a impedirle a Greg Zuerlein firmar su momento de mayor gloria deportiva.

El hombre callado que hace un año temía por su carrera debido a una agonizante lesión de espalda, hizo más escándalo que nadie el domingo para los Rams; un batacazo traducido en silencio sepulcral de todos los Saints en su emblemático estadio.

El gol de campo de “Greg the Leg” a los pocos minutos de iniciado el tiempo extra -una prórroga que él mismo forzó con otra tremenda patada bajo presión- pudo haber sido bueno tal vez desde 70 yardas, como atinadamente apuntó el quarterback Jared Goff, por lo bien que le pegó al balón el pateador. En realidad, el zapatazo llega hasta la ciudad de Atlanta, porque es ahí donde Los Ángeles disputará el venerado Trofeo Vince Lombardi luego de venir desde abajo en la final de conferencia para ganar 26-23 en una batalla apasionante.

En apenas su tercer año en el sur de California desde que el equipo retornó, los Rams tendrán la oportunidad el 3 de febrero de emparejar las cuentas con Tom Brady y los Patriots, cuya leyenda empezó a tomar forma cuando el entonces joven mariscal condujo a los Pats a un triunfo sobre aquel equipo carnero dirigido por Kurt Warner en el Super Bowl de 2002, el cual irónicamente fue jugado en un 3 de febrero… y en el Superdome.

Los Rams remaron contra la corriente para conquistar el campeonato de la NFC: se levantaron de una desventaja de 13 puntos durante la primera mitad y de 10 durante la segunda jugando en un escenario hostil. También contaron con una dosis de fortuna cuando los árbitros no señalaron un castigo que pudo haber sido crucial en los dramáticos minutos finales del tiempo regular. Pero por sobre todas las cosas los Rams demostraron una fuerte personalidad para cumplir con su misión: poner a Los Ángeles en el mapa moderno del Super Bowl.

Chispa de McVay

Los Rams empezaron lentos el partido y si no hubiera sido por su defensa, que limitó el daño en el primer periodo, la desventaja pudo haber sido mucho más grande.

Un pase interceptado en la yarda 16 de L.A. en la primera serie del juego, cuando Todd Gurley no pudo atrapar un pase corto de Goff, costó los primeros tres puntos. Hubo otro gol de campo y un pase de anotación de Drew Brees a Garrett Griffin.

Empezando el segundo periodo abajo 13-0, con su ataque dormido y en cuarta oportunidad desde su propia yarda 30, el entrenador Sean McVay se fajó los pantalones y ordenó una jugada temeraria, pero acaso necesaria: Johnny Hekker, preparado para despejar, ejecutó un pase sorpresa a Sam Shields, un defensivo profundo que juega en equipos especiales. El veterano Shields hizo la recepción y consiguió más de las cinco yardas que se requerían para lograr el urgente primero y 10.

Esa jugada fue la chispa que hizo encender al ataque de los Rams, que por fin empezó a recorrer el campo. En esa misma posesión anotaron sus primeros puntos de la tarde (13-3).

“Más que nada, necesitábamos algo que nos levantara”, explicó McVay sobre su arriesgada pero genial apuesta. “Pensamos que si las cosas se veían bien antes de sacar la jugada lo íbamos a intentar… Pienso que eso nos dio un poco de vida por la forma en que estaba marchando todo”.

Los Rams dominaron el resto de la primera mitad, y lo reflejaron en la pizarra con carrera de Todd Gurley para touchdown de 6 yardas en últimos segundos antes del descanso para el 13-10. Una recepción de 36 yardas de Brandin Cooks, quien acabó el partido con 7 recepciones para 107, había dejado al equipo carnero tocando la puerta.

No apto para cardíacos

El tercer cuarto se fue rápido como agua debido a series sostenidas de ambos equipos concluidas con sendos touchdowns. Primero Brees (26-40, 249) conectó de 2 yardas con su “utility” Taysom Hill para ventaja local de 20-10, y luego respondió Goff (25-40, 297) con pase de 1 yarda al ala cerrada Tyler Higbee para descontar a 20-17.

En esa jugada, Higbee estaba totalmente solo en la zona final porque la defensa de los Saints esperaba carrera de C.J. Anderson, un hombre de enorme valía otra vez corriendo y también al brindarle protección a su quarterback.

Entonces vino el cuarto periodo y con ello se presentó una “montaña rusa” de emociones: gloria y agonía, con un toque de controversia.

Goff dirigió una magistral serie de 84 yardas que llegó hasta la 1 de New Orleans. Pero en cuarta oportunidad y con cinco minutos restantes, el coach McVay tomo una decisión difícil que fue contra su agresiva naturaleza: patear el gol de campo del empate en vez de jugársela para tratar de tomar la ventaja.

El joven coach explicó que decidió patear porque su defensa estaba jugando bien y se sentía confiado de lo que podía venir con el marcador empatado.

Zuerlein igualó los cartones a 20 con la corta patada, pero ahora regresar al campo el legendario Brees con la oportunidad de enviar a sus Saints al Super Bowl. Un pase de 43 yardas a Ted Ginn Jr. venciendo al safety Lamarcus Joyner puso a los Saints en la zona roja.

Tres jugadas después, en tercera oportunidad desde la yarda 13, el profundo Nickell Robey-Coleman golpeó al receptor Tommylee Lewis antes de que el ovoide llegara a la cita sobre la banda derecha. El pañuelo no cayó para fortuna de Los Ángeles y New Orleans tuvo que conformarse con el gol de campo de la ventaja (23-20) convertido por Wil Lutz desde 31 yardas.

Goff, que brilló por cuenta propia con gran determinación y frialdad toda la tarde, tomó el balón con 1:41 minutos y completó pases vitales de 19 yardas con Josh Reynolds y 16 con Robert Woods. Zuerlein logró ignorar el impresionante ruido y acertó el gol de campo de 48 yardas cuando restaban 15 segundos, enviando el drama a tiempo extra.

La jugada grande

Brees le ganó el volado a Goff y decidió recibir el kickoff inicial del quinto periodo, pero eso esta vez la estrategia le falló debido a la mayor jugada del partido para la defensa de los Rams.

El linebacker Dante Fowler Jr., que llegó al equipo a media temporada procedente de Jacksonville, se le escapó a su bloqueador y le llegó a Brees justo al momento que lanzaba un pase. El resultado fue un balón descompuesto en el aire que el safety John Johnson, con buena concentración, atrapó sobre la yarda 46 de los Rams. La primera vez que Brees ha sido interceptado en tiempo extra en su carrera le dio el balón de regreso a Goff en gran posición de campo.

Pases a Higbee de 12 y 6 yardas acercaron lo suficiente a Zuerlein, quien se encargó del resto con una patada para recordar, la cual tiene a los Rams en la instancia final. Treinta y dos equipos comienzan la temporada tratando de llegar al Super Bowl y solo dos lo consiguen. El gol de campo de 57 yardas, el más largo jamás registrado en playoffs de la NFL para ganar un partido, lo hizo realidad para los Rams.

“Realmente no estaba pensando mucho”, comentó Zuerlein, de 31 años, acerca de su “patadón” histórico. “Solo miré hacia arriba y vi que el balón iba directo y me alegré. Sabía que tenía suficiente distancia porque le di muy bien en cuanto a potencia, solo quería evitar enviarlo por un lado o por el otro y felizmente entró”.

Para la franquicia de los Rams será su cuarto viaje al Super Bowl, segundo como club angelino tras aquel que perdieron en 1980 contra Pittsburgh, es decir, hace 39 años.

“Es increíble”, dijo McVay al acompañar a Stan Kroenke, dueño del equipo, y al quarterback Goff, entre otros, en la entrega del Trofeo George Halas en el vestidor carnero. “Nuestro equipo demostró gran dureza mental. Fue un inicio difícil, pero la manera en que (Goff) jugó, cómo manejó el ruido, fue extraordinario”.

McVay, que a sus 32 años de edad, se convierte en el entrenador en jefe más joven en avanzar a un Super Bowl, lo logra en apenas su segunda campaña en el puesto. Y Goff llega al juego final de la liga en tan solo su tercera temporada.

“Ese sitio fue ruidoso”, comentó Goff. “Pero seguimos peleando. Este equipo es especial y estoy feliz de ser parte del mismo”.

El triunfo en cifras

3

Pases completos tiene en la temporada el pateador de despejes Johnny Hekker en cinco intentos sorpresa. Su envío a Sam Shields despertó a los Rams en el segundo periodo

10

Juegos de Campeonato consecutivos, contando ambas conferencias, en los que el equipo visitante había perdido hasta antes del triunfo de los Rams

17

Temporadas que pasaron para que los Rams pudieran ganarse el derecho de regresar al Super Bowl; la última vez fue en el Superdome y contra Tom Brady, su oponente del 3 de febrero en Atlanta

24

Años de edad de Jared Goff, el mariscal de campo más joven en ganar una final de conferencia (24 años, 98 días).

57

Yardas de distancia en el gol de campo ganador de Greg Zuerlein, la patada más larga para decidir un juego de playoffs en la historia de la NFL

107

Yardas en siete recepciones tuvo Brandin Cooks para ser un jugador muy valioso en el juego contra el equipo con el que jugó sus primeras tres temporadas como profesional

Advertising