Goff lanza para 517 yardas, pero entrega cuatro balones muy costosos

Jameis Winston lanzó para 385 yardas y cuatro touchdowns y los Buccaneers de Tampa Bay (2-2) capitalizaron con 28 puntos las cuatro entregas de balón que tuvo en el partido Jared Goff, en camino a un inesperado y muy loco triunfo de 55-40 sobre los Rams ante 68,117 espectadores en el Memorial Coliseum. La primera derrota de la temporada para Los Ángeles (3-1) llegó cuatro días antes de su complicada visita a Seattle este jueves, por lo que los campeones de la NFC necesitan dar rápidamente vuelta a la página.

En resumen

Todo empezó mal para los Rams desde el kickoff, cuando Greg Zuerlein echó el balón por la lateral para que Tampa Bay iniciara desde su yarda 40. Cuatro minutos después, el corredor Peyton Barber anotó desde la yarda 3. La ventaja se incrementó a 21-0 por conducto de Chris Godwin (12 recepciones, 172 yardas) en atrapadas de 3 y 9 yardas en el segundo periodo, poniendo a los Rams contras las cuerdas. Éstos despertaron con anotaciones de Todd Gurley en carrera de 13 yardas y de Gerald Everett en recepción de 5, pero el equipo pirata de Florida resultó difícil de detener para la defensa toda la tarde.

El marcador luego de tres periodos era 31-20 a favor de Tampa Bay y en los primeros dos minutos y medio del último cuarto cada equipo logró un TD (38-27). Los Bucs volvieron a enviar a los Rams en la lona con bombazo de Winston a Mike Evans de 67 yardas venciendo en cobertura hombre a hombre a Marcus Peters. Con el marcador 45-27 parecía misión imposible, pero una recepción de Cooper Kupp de 29 yardas y un ‘pick six’ de Peters a Winston de 32 apretaron el juego a 45-40 (los Rams fallaron la conversión de 2 puntos).

Más tarde, abajo por ocho puntos, los Rams tuvieron una serie final para tratar de empatar, pero Goff soltó el balón al ser capturado por Shaquil Barrett y Ndamukong Suh devolvió el fumble 37 yardas para liquidar a su exequipo.

Lo importante

“Creo que realmente es una llamada de alerta para todos. Al final se trata de ganar juegos, no lo hicimos hoy y no ponemos excusas”

Sean McVay

Entrenador en jefe de los Rams

---

Fue un juego decepcionante para los Rams, que en semanas anteriores lograron obtener triunfos gracias a muy buena defensa, solo que el domingo la defensiva fue superada ante un equipo agresivo y que ejecutó a alto nivel. Un ejemplo de ello fue que Aaron Donald tuvo una tarde muy silenciosa. La buena noticia para L.A. es que la temporada apenas ha cumplido su primer mes y los Rams tienen la oportunidad de corregir. Además, a pesar de la fea derrota, el equipo angelino tiene marca de 3-1.

Los destacados

El mejor hombre de los Rams fue el receptor Robert Woods, quien tuvo uno de sus partidos más productivos como profesional con 13 atrapadas para 164 yardas, mientras que Cooper Kupp fue de menos a más y acabó con 9 para 121, por lo que el No. 18 amaneció el lunes como segundo lugar de toda la liga con 388 yardas.

El dato

Los 55 puntos recibidos por los Rams son la mayor cantidad en la historia de la NFL para un equipo con marca de 3-0 o mejor. El dato por sí solo ilustra lo extraño del encuentro y, por supuesto, el destacado trabajo de los Buccaneers, que con su nuevo entrenador Bruce Arians muestran mucha mejoría.

Nuestro QB

Jared Goff (45/68, 517, 2-3) hizo felices a los aficionados que tienen al quarterback carnero en sus equipos de ‘fantasy football’, pero la realidad es que cuando un mariscal lanza tantos pases en un juego normalmente es porque algo anda mal. Las 517 yardas quedan como nuevo récord personal de Goff, pero los cuatro balones que entregó resultaron demasiado para sobreponerse.

El primer pase interceptado (Jordan Whitehead) fue en el segundo periodo en la yarda 24 de Tampa Bay y fue causado por un golpe sobre Goff a la hora de lanzar. El segundo vino en la siguiente serie y fue toda su culpa al no ver al linebacker Lavonte David, quien atrapó sobre la yarda 35 de los Rams. La tercera entrega fue en el tercer periodo en 4ª oportunidad. Goff, bajo enorme presión, tuvo que lanzar a la desesperada y Shaquil Barrett hizo la atrapada en la 43 de los Bucs. Y el decisivo fumble para TD fue un error de Goff al tratar de lanzar en vez de aceptar la captura.

“Solo estaba trataba de deshacerme del balón para evitar ser capturado y evitar que el reloj siguiera corriendo”, explicó Goff sobre esa jugada restando 1:17. “Tengo que ser mejor”.

Lo malo

Aunque Todd Gurley registró dos touchdowns por carrera, solo tuvo 5 acarreos en el partido para 16 yardas, y en general los Rams apenas corrieron 11 veces para 28. Al no poder correr el balón, el ataque carnero se hizo más predecible y por tanto, menos eficiente. Los Bucs fueron agresivos para atacar a Goff y provocaron errores.

Lo feo

Los Rams sufrieron de nuevo algunas lesiones a considerar: el safety novato Taylor Rapp abandonó el juego sin poder caminar debido a una lesión de tobillo que posiblemente le impida estar activo el jueves en Seattle –la ciudad en la que jugó como colegial con la Universidad de Washington–, mientras que Marcus Peters salió del juego con protocolo de conmoción cerebral luego de recibir un salvaje golpe casco a casco mientras anotaba su touchdown tras interceptar. El violento golpe fue propinado por el tackle Donovan Smith, quien no fue penalizado. Un tercer integrante del perímetro de los Rams fue sacado del campo, John Johnson, en una colisión con su compañero Eric Weddle, pero regresó para terminar el partido.

Lo que viene

“Necesitamos ejecutar mejor a la ofensiva, yo tengo que ejecutar mejor, y lo voy a hacer, lo vamos a hacer. No estoy para nada preocupado; estoy emocionado de jugar otra vez en cuatro días y no hasta dentro de una semana”

Jared Goff

---

Los Rams, que por primera vez bajo Sean McVay no son líderes de la División Oeste, tendrán su primer juego divisional el jueves en el ruidoso CenturyLink Field, casa de los Seahawks, donde L.A. ha ganado en sus dos anteriores visitas. Ambos equipos tienen récord de 3-1 luego de los resultados del domingo (Seattle ganó 27-10 a Arizona), lo que significa que el que pierda bajará automáticamente hasta el tercer lugar. San Francisco, que tuvo descanso en la semana 4, marcha con 3-0 y recibirá a Cleveland el lunes por la noche.

Advertising