Los Rams ofrecen uno de sus mejores juegos, pero se quedan cortos

Los Rams llegaron el sábado por la noche a la cancha del Levi's Stadium en Santa Clara obligados a hacer un buen partido para tratar de mantener posibilidades de meterse a la postemporada. Los campeones defensores de la Conferencia Nacional lo hicieron al brindar una de sus mejores actuaciones de todo 2019. Desgraciadamente para ellos hubo dos errores muy costosos -uno al final de cada mitad- que ensuciaron el trabajo colectivo y que al final les ha costado quedarse oficialmente sin playoffs. Los 49ers de San Francisco aprovecharon para ganar 34-31 con un gol de campo de 33 yardas de Robbie Gould mientras el tiempo expiraba, para romperle el corazón a cada jugador y aficionado de los Rams.

En resumen

La edición 141 de la gran rivalidad de California se convirtió en una guerra de ofensivas en la que los Rams estaban sacando la mejor parte en el primer medio gracias a un pase de touchdown de Jared Goff a Brandin Cooks de 10 yardas y dos carreras de anotación de Todd Gurley (5 y 1 yardas) en el segundo periodo para tomar una ventaja 21-10. Pero luego los 49ers se acercaron en el marcador con una carrera de 16 yardas de Raheem Mostert faltando 2:21 minutos. En la siguiente serie de los Rams, Goff intentó conectar por la banda derecha con el corredor Malcolm Brown en un pase muy arriesgado y el linebacker Fred Warner interceptó para devolver 46 yardas hasta la zona de anotación restando 46 segundos antes del descanso, dando ventaja de 24-21 a su equipo.

Mientras el ataque angelino brilló en la primera mitad, la defensa apareció en la segunda, conteniendo mayormente al rival y sumando seis capturas del quarterback Garoppolo. Un pase de 22 yardas a Cooper Kupp puso a los Rams de nuevo al frente (28-24); Garoppolo conectó desde la yarda 7 con George Kittle para otra voltereta en la pizarra (31-28) a mediados del cuarto periodo y Greg Zuerlein, que en el tercer cuarto había fallado desde 52 yardas, empató el juego a 31 con gol de campo de esa misma distancia restando 2:30 minutos.

Entonces vino la secuencia decisiva cuando los 49ers convirtieron dos jugadas de tercera oportunidad y 16 por avanzar consecutivas, la segunda de ellas con una bomba de 46 yardas a Emmanuel Sanders aprovechando el error de comunicación entre el esquina Jalen Ramsey y el safety Taylor Rapp, para poner el balón en la 23 de L.A. faltando menos de un minuto y preparando la patada ganadora de Gould.

Lo importante

Los Rams (8-7) se quedaron cortos ante un rival oportunista y vieron finalizadas sus posibilidades de defender su corona de la NFC. Pero la derrota hubiera sido dolorosa con o sin aspiraciones de partidos en enero. Sean McVay prometió tras la fea derrota en Dallas que su equipo respondería y así sucedió por ambos lados del balón, totalizando 395 yardas en ataque contra una de las mejores defensas de la temporada y realizando múltiples jugadas de impacto al defender. Solo que en vez de tener la última posesión para buscar el triunfo, el descuido en el largo pase a Sanders liquidó la campaña, dándole a los Minnesota Vikings (10-4) el último lugar para la postemporada de la NFC. La derrota duele mucho, pero los Rams se fueron con la cara en alto al jugar con orgullo y ofrecer una de sus mejores actuaciones de la campaña. Fueron dos jugadas fallidas que le dieron otro curso al encuentro.

Nuestro quarterback

"Es extremadamente decepcionante. Es algo que tú no te imaginas cuando empieza la temporada... Como dijo Sean (McVay): es algo que te hace sentirte enfermo"

Jared Goff

Acerca de quedarse sin playoffs

---

Jugando cerca de su tierra en el área de la Bahía, Goff brilló casi toda la noche, explotando con gran eficiencia un plan de juego dinámico de McVay que incluyó muchos engaños de carrera para 'play action' con Goff saliendo continuamente por piernas por ambos lados de la bolsa de protección, una estrategia que funcionó a las mil maravillas. El jersey No. 16 se dio vuelo con pases sobre la carrera, o usando sus piernas para evitar la presión defensiva, lo cual se reflejó en cero capturas sufridas. Terminó con 27 de 46 para 323 yardas, 2 pases de TD y ese solitario pecado que fue muy costoso al entregar siete puntos antes del medio tiempo con el pase interceptado por Warner.

Los destacados

Como ha sido el caso en las anteriores tres semanas, el receptor Robert Woods y el ala cerrada Tyler Higbee tuvieron un juego muy productivo. Woods, quien rebasó las mil yardas por segunda temporada seguida, atrapó 8 pases para 117 yardas, mientras que Higbee totalizó 8 recepciones para 104 yardas, su cuarto partido en fila por encima de las 100 yardas en una notable explosión. Mucho del éxito de ambos fue en pases pantalla en los que demostraron mucho corazón. También hubo destacados de la defensa: el linebacker Dante Fowler siguió con su muy buena temporada al registrar 2.5 capturas y llegar a 11.5, mientras que Aaron Donald tuvo 1.5 a pesar de toparse de manera continua con dos bloqueadores. Ya tiene 12.5 derribes de QB en la campaña.

El dato

Con sus dos anotaciones por carrera, Todd Gurley llegó a 70 en la NFL, de las cuales 58 fueron por la vía terrestre y 12 como receptor. De este modo, Gurley se une a un selecto club de leyendas que llegaron a 70 TDs en sus primeras cinco temporadas, al lado de LaDainian Tomlinson (80), Emmitt Smith (75), Shaun Alexander (72) y Jerry Rice (70).

Lo que viene

El final de la temporada regular tendrá un sabor muy agridulce y nostálgico para los Rams al estar fuera de los playoffs, pero entrenador y jugadores coincidieron e el vestidor en que deben cerrar de la mejor forma para al menos registrar una temporada ganadora. El oponente serán los Arizona Cardinals (1:25 pm/TV: FOX) en el último partido del equipo carnero en el histórico Memorial Coliseum antes de mudarse al moderno SoFi Stadium en Inglewood. El Coliseum fue el hogar del equipo de 1946 a 1979 y luego otra vez desde 2016.

Related Content

Advertising