Advertising

Los Rams pueden descansar a Todd Gurley en Arizona

Una cita con los Cardinals de Arizona este domingo en la penúltima semana de la temporada parece ser la mejor medicina que los Rams pudieran tener luego de una seguidilla de partidos irregulares.

Los Ángeles ha dominado ampliamente a Arizona en los últimos tres duelos entre ellos con un balance de 99 puntos a favor y 16 en contra; tres ganados, dos de ellos por blanqueada. Y los Cardinals, que tienen el peor récord de la NFL (3-11, empatados con Oakland), ni siquiera deben tener una gran motivación por ganar este domingo debido a que se encuentran en posición de terminar como el peor conjunto de 2018 y obtener el derecho de seleccionar primero que nadie en el siguiente Draft.

Pero los Rams (11-3), que siendo realistas dejaron ir la oportunidad de ser el equipo primer sembrado de la NFC, se toman la visita al desierto con total seriedad. Aún necesitan asegurar el descanso en la semana de comodines, para lo cual requieren de ganar sus dos partidos finales (en la semana 17 reciben a San Francisco) o ganar uno y que Chicago (10-4) pierda uno. Los Bears juegan en la casa de los 49ers este domingo y cerrarán recibiendo a Minnesota.

Tan importante como es para los Rams asegurar la 2ª posición de la NFC para los playoffs, lo es reagruparse luego de sus primeras dos derrotas consecutivas en la era de Sean McVay, y Arizona representa esa oportunidad.

Decisión de última hora

Todd Gurley, que se encuentra a 169 yardas desde la línea de scrimmage de romper la barrera de las 2,000 por segundo año seguido, estuvo fuera de los entrenamientos esta semana por inflamación en la rodilla izquierda. En la segunda mitad del partido contra los Eagles cojeaba de manera evidente y tuvo que salir de campo en varias ocasiones. Pero Gurley no tiene pensado ausentarse de la cancha en Arizona.

“Yo estoy aquí para jugar. No estoy preocupado por el 5 de enero, estamos a 20 de diciembre. Tenemos un partido el domingo. Todo estará bien en los playoffs”, dijo Gurley.

El dilema es interesante para el coach McVay, quien podría considerar limitar la actividad de su estrella para permitirle recuperarse con miras a la postemporada. Al mismo tiempo, los Rams no quisieran dar ventajas contra los Cardinals y con ello arriesgarse a perder la segunda posición.

Lo que prevalece en el vestidor carnero es el sentido de urgencia luego de que el equipo no ha ejecutado bien desde que tuvo su semana de descanso hace un mes.

“Puedo inferir eso de parte de los jugadores”, dijo McVay sobre la actitud. “Creo que la mejor manera de describirlo sería como que todos están actuando muy profesionales. La gente está positiva, nadie está decaído, pero creo que es una actitud muy seria, tenemos que hacer el trabajo, tenemos que encontrar la manera de mejorar y prepararnos para intentar ganar el juego de este domingo”.

McVay dijo el viernes que esperará hasta el domingo para decidir si Gurley juega o no. Para protegerse, los Rams firmaron esta semana a C.J. Anderson, un corredor que rebasó las 1,000 yardas en 2017 para los Denver Broncos y que podría ver acción.

Los Rams cuentan con el suficiente talento y superioridad para sacar adelante este juego aunque Gurley reciba al final un merecido descanso de parte de su entrenador.

Goff bajo la lupa

Uno de los jugadores bajo mayor observación en toda la NFL es por obvias razones Jared Goff. El quarterback era mencionado como candidato a Jugador Más Valioso de la NFL antes de los anteriores tres partidos, en los que ha lanzado un pase de touchdown y 7 interceptados, además de cometer algunos fumbles.

Goff ha mantenido la frialdad en estas frustrantes semanas, igual que lo hace cuando las rachas son ganadoras, una de sus mayores virtudes en una posición de mucha responsabilidad. Necesita reaccionar este domingo. Pero él no es el único que necesita mejorar. La línea ofensiva no ha podido dominar recientemente, y la defensa prácticamente no ha podido golpear y derribar al quarterback rival.

“Nosotros somos buenos, solo necesitamos regresar a lo nuestro, hacer lo que necesitamos y esta es una buena semana para eso”, comentó Aaron Donald, quien buscará sumar a sus 16.5 capturas en contra de unos Cardinals que tienen el peor ataque de la liga en todas las áreas. Donald fue seleccionado esta semana al Pro Bowl por quinta vez consecutiva desde que llegó a la NFL.

Josh Rosen, en su temporada de novato como quarterback luego de ser seleccionado en el 10º turno global del pasado Draft procedente de UCLA, solo ha completado el 55% de sus pases y le han interceptado 14 envíos, cuatro de ellos devueltos para touchdown.

El juego podría ser el último del legendario receptor Larry Fitzgerald en contra de los Rams, o al menos el último como local ante los aficionados en Arizona. El veterano de 35 años de edad tiene contra los Rams 179 de sus 1,293 recepciones, para 2,045 yardas y 18 anotaciones. Aunque les ha hecho mucho daño a través de su carrera, será un honor para los Rams enfrentar a uno de los más grandes.

Los Rams son favoritos por 14.5 puntos en una nueva edición de una rivalidad con 80 batallas de historia, con ventaja para Los Ángeles de 40-38-2. El kickoff está programado a las 1:05 pm desde el State Farm Stadium de Glendale, Arizona (FOX/1330 AM ESPN Deportes Radio).

Tres Rams para ponerles atención

21 Aqib Talib

Su calidad está fuera de discusión, pero el veterano fue vencido frecuentemente por Alshon Jeffery (8-160) de los Eagles el domingo anterior en el Coliseum (también interceptó un pase). Talib intentará reponerse ante unos Cardinals que sufren mucho para lanzar el balón.

58 Cory Littleton

El linebacker interior, en su primera temporada como titular, lidera al equipo con 112 tacleadas, incluyendo 4 capturas. Littleton estará celebrando en Arizona su primer llamado al Pro Bowl, al que fue seleccionado esta semana como jugador de equipos especiales en virtud a sus tres despejes bloqueados.

77 Andrew Whitworth

Ha batallado en la protección al pasador en semanas recientes, y como líder de la línea ofensiva necesita poner el ejemplo esta semana. Los Cardinals tienen a un peligroso liniero defensivo en Chandler Jones, que suma 12 capturas de QB.

Advertising