Advertising

Rams y Saints listos para el posible duelo del año en la NFL

La visita de los Los Angeles Rams a Nueva Orleáns este domingo ha tenido a toda la NFL frotándose las manos durante la semana por un choque que claramente puede ser adelanto de playoffs.

En este duelo entre los dos mejores conjuntos hasta el momento en la NFC está en juego el invicto de Los Ángeles (8-0), pero más importante para los Rams, asegurarse de que si en enero les tocara enfrentarse a los Saints del legendario Drew Brees, posiblemente en la final de la conferencia, ese encuentro sea en el Memorial Coliseum y no en el ruidoso Superdome de Louisiana.

Los Saints (6-1) llegan al juego con seis triunfos seguidos, colocados un juego y medio detrás de los Rams en la NFC. Por la manera en que han venido jugando y por el hecho de estar en casa, ellos fueron marcados como favoritos por 1.5 puntos, primera vez en la temporada 2018 que L.A. es el llamado “underdog” en un partido. Y eso dice mucho sobre el grado de dificultad del desafío.

Además de promediar 33.4 puntos por juego para ser el mejor en ese renglón en la NFC, con un Brees jugando a un tremendo nivel (14 pases de TD, 1 interceptado) y que rara vez es capturado atrás (9 en siete juegos), los Saints no lo hacen mal a la defensiva: son el equipo No. 1 de la NFL en menos yardas permitidas por carrera (74.1 en promedio por juego).

La prueba será pues complicada para los Rams, pero el único equipo que ha sido literalmente imparable en la campaña está preparado para tratar de resolverla.

El mayor reto de los Rams

La emocionante victoria de 29-27 sobre otro quarterback de Salón de la Fama (Aaron Rodgers) la semana pasada, la brillantez de Todd Gurley como motor de su ofensiva y el talento general del club son factores para creer que los Rams pueden lograr el que sería su triunfo más significativo en la era de Sean McVay como entrenador en jefe.

Gurley es líder de la liga en yardas por carrera con 800 y touchdowns con 15. Sus 1,151 yardas totales les tienen a ritmo de repetir la temporada de más de 2,000 yardas desde la línea de golpeo que firmó en 2017. Si hay un fuerte candidato a “MVP” de la temporada que no juegue como quarterback, es el corredor No. 30 de los Rams.

El ataque por carrera de Los Ángeles es el No. 1 de la temporada (150.9 yardas por juego), de tal forma que será una batalla de poder a poder en la trinchera. Sin embargo, tomando en cuenta que a los Saints es muy difícil correrles pero que contra el pase ocupan el lugar 30 de la liga, la noticia de que el receptor Cooper Kupp está listo para regresar al campo tras perderse dos juegos es muy agradable para Jared Goff.

El quarterback de los Rams es tercero de la liga en yardas por pase (2,425), tercero en touchdowns (17) y sexto en rating de QB (112.5), departamento en el que Brees aparece como el mejor de todos con un 118.2.

“No me canso de decir cosas buenas acerca de Drew Brees”, comentó esta semana Wade Phillips, el sabio coordinador defensivo de los Rams, quien lo conoce muy bien por tantas batallas y porque él era parte de los Chargers cuando Brees llegó a la NFL con ese equipo. “Yo estaba en San Diego y pasamos de ser un equipo de 4-12 a uno de 12-4. Es un ganador”.

Curiosamente, a pesar de su grandeza, el mariscal de 39 años de edad no ha sido exitoso contra la franquicia de los Rams a lo largo de su carrera, pues es el único conjunto de la NFC contra el que tiene récord perdedor (3-5), incluyendo una derrota de 26-20 el pasado 26 de noviembre en el Coliseum.

Para poder conseguir eso otra vez, una buena fórmula de los Rams debe ser mantenerlo fuera del campo el mayor tiempo posible y hacer un buen trabajo contra el receptor abierto Michael Thomas, cuarto lugar de la NFL con 58 recepciones, y por supuesto con el versátil corredor Alvin Kamara, quien es la versión de Todd Gurley del equipo de Louisiana. Kamara tiene 408 yardas por carrera con 7 TD’s, y 47 recepciones para 393 yardas y otros 2 TD’s.

Tributo de Brees a Donald y Suh

Los Rams tienen contarán ya para este partido con el linebacker exterior Dante Fowler Jr., adquirido durante la semana en un cambio con los Jacksonville Jaguars, quien se unirá al líder de capturas de la temporada, Aaron Donald (10) y a Ndamukong Suh en la línea frontal para tratar de presionar a Brees. Se espera que Fowler aporte velocidad excepcional por la parte exterior de la línea.

Brees, el hombre que va en camino abierto a convertirse en el líder histórico de pases de touchdown en la NFL –ya tiene 502–, rindió un tributo a sus oponentes del domingo. Dijo que piensa que nunca ha enfrentado como profesional a una frontal tan poderosa como la de los Rams.

“No desde que jugué contra la Universidad de Georgia en el Outback Bowl de la temporada de 1999”, dijo Brees, entonces jugador en la Universidad de Purdue. “No, en este nivel (profesional) es realmente inaudito que alguien tenga a Suh y Donald. Esos hombres son increíbles”.

Increíble, como se espera el duelo entre estas dos potencias; el choque de un equipo muy localista contra uno que ha sido desde el año pasado el mejor de todos jugando fuera de casa. Y ambos, repletos de estrellas.

El kickoff del partido de la semana 9 será a las 1:25 pm, transmitido por FOX y 1330 AM ESPN Deportes Radio.

JL8_0671

Tres Rams para ponerles atención

18 Cooper Kupp

“No puedo esperar para estar en la cancha y jugar otra vez con mis compañeros”, dijo el receptor de segunda temporada, ausente los dos partidos anteriores por lesión. Kupp fue clave en el triunfo sobre Nueva Orleáns de 2017 al atrapar 8 pases para 116 yardas.

99 Aaron Donald

El Jugador Defensivo del Mes en la NFC atraviesa una tremenda racha: cinco juegos logrando al menos una captura de quarterback y seis detenciones en los dos más recientes partidos. Sin duda que los Saints se enfocarán en el estelar liniero defensivo de los Rams.

20 Lamarcus Joyner

Drew Brees suele “encandilar” a las defensas al involucrar mucho a sus corredores y alas cerradas, para luego atacar con bombazos letales a sus receptores abiertos. Por eso, una buena tarde del safety libre de los Rams será primordial, cubriendo las espaldas de sus esquineros, que de por sí han sufrido en partidos recientes.

Advertising